Tierra Beat: Festival ecológico

Tierra Beat: Festival ecológico

Por: Michelle Lazcano / Fotos: Xóchitl de la Cruz

Cuando las Secretarías de Cultura y del Medio Ambiente anunciaron que el festival Tierra Beat sería en pro de la acción ambiental, pensé en dos cosas. Primero que estaban haciendo un buen trabajo al concientizar a la población sobre los problemas en los que nos encontramos. Luego pensé en la posibilidad de que el festival únicamente agregaría el “eco” a su nombre para aparentar interés en el cambio climático, la explotación de los recursos naturales y el apoyo a las luchas para salvar el planeta.

Niño hace funcionar licuadora mediante bicimáquina
Niño hace funcionar licuadora mediante bicimáquina

El cartel resultó bastante llamativo, porque se presentarían treinta y cuatro bandas de reggae, rock y música electrónica, repartidas en dos escenarios. También fue puesta en marcha una Feria Ambiental para niños y niñas dentro del evento, que incluía proyecciones de cine, talleres y espectáculos infantiles. La curaduría de las bandas y de las actividades estuvieron a cargo de especialistas en la música, como la locutora de radio Natalia Szendro. En cuanto a la acción ambiental, estuvieron la bióloga Nélida Barajas y la activista María Antonieta Peregrina. También colaboraron el músico y activista Gerardo Pimentel Zopi y el productor musical Ramiro Puente.

Reggae

La presentación de las bandas del sábado 27 de abril, específicamente las de reggae, se asoció con la idea de respetar la tierra y todo lo que nos da, incluso bandas como Tierra Muchá dedicaron canciones a la Madre Tierra. El escenario principal comenzó la tarde con Tribu, agrupación donde los tambores, los cascabeles, los vestuarios coloridos y los collares con pequeñas máscaras y con pedrería, llamaban la atención de los asistentes. A las 3:30 pm Viento Roots -grupo norteño de 11 integrantes- puso al publico a bailar con su reggae y voces de soul. El público no dejó de corear “La bruja”.

Viento Roots en escenario de Tierra Beat
Viento Roots en escenario de Tierra Beat

Conforme se fueron presentando las demás bandas y grupos de reggae nacional e internacional, más personas se daban cita en el parque Bicentenario de la Ciudad de México. Podría decir que un 60% de las personas asistentes llevaron a sus hijos y disfrutaron en familia el ritmo tranquilo de la música. Hubo quienes aprovecharon lo fresco del pasto para bailar descalzos.

Conversatorios

Mientras algunos disfrutaban de la música, en otras secciones del parque se realizaron presentaciones de cine, talleres para niños, venta de productos eco friendly y charlas. Una de las charlas más destacadas fue “La crisis ambiental global” con el biólogo e investigador Víctor Toledo, el músico francés Sargento García y Fernanda Tapia. Entre varios subtemas más, en esta charla se habló de las iniciativas individuales y la importancia que tiene la cooperación entre comunidades para cuidar nuestros recursos naturales, se detalló por ejemplo que en el sistema neoliberal en el que estamos lo más importante es la competencia y no la ayuda mutua. Enlazado con la cooperación, la dificultad que tiene cambiar la forma de pensar de las personas, Fernanda Tapia utilizó el término deconstruir para hablar del cambio necesario en nuestros hábitos, se necesita hacer un reinicio en todo lo que nos enseñaron que está bien y realmente no lo es, porque está acabando con nuestro planeta.

ccemxradio-tierrabeat-sabado-uno

Otra charla importante fue “La restauración del lago de Texcoco” con Fernando Córdova -ecólogo integrante de #YoprefieroElLago y CONACYT-, Miguel Conde y Laura García. En esta charla se habló sobre el papel del gobierno en las propuestas de soluciones lineales a los problemas ambientales de México, este tipo de propuestas, detalló Fernando Córdova, suelen ser dudosas porque únicamente son vistas políticamente y no con distintas perspectivas como de biología, de ecología, incluso de economía; para que exista una verdadera solución a los problemas, hay que revisarlos desde varios enfoques. También, charlando un poco sobre el lago de Texcoco y el aeropuerto -que ahora se construirá en Santa Lucía-, los ponentes explicaron que cuando se quita un lago, se tala un bosque o se construye algo que tiene un impacto en el medio ambiente, es necesario compensar el daño, lo que es llamado Impacto Compensado. Claro que talar un bosque o quitar un lago se hace rápido, pero sustituir la flora y fauna de una comunidad lo veo bastante complicado.

¿Se cumplió el objetivo de Tierra Beat?

En general el festival Tierra Beat cumplió con ser el punto de encuentro de familias enteras, jóvenes, adultos y niños. La gente que se acercó a los stands informativos, donde se les explicó cuánto impacto tiene tirar una colilla de cigarro, el uso de desechables y también alternativas como la captación de agua de lluvia por Isla Urbana y baños secos por El Centro de Innovación en Tecnología Alternativa. La gente que fumó en el evento pasó a la carpa de información general por su recipiente para depositar sus colillas. Al menos la mitad de la gente rentó su vaso de plástico duro para tomar agua o cerveza, por eso, en la entrada se prohibía entrar con plásticos; aunque dentro del evento algunos expositores y guardias de seguridad tuvieran botellas desechables.

ccemxradio-noticias-tierrabeat-sabado-tres

Lo más alarmante, para mí, fue que en un evento de conciencia sobre el medio ambiente se vendieran productos envueltos en plástico, paletas de hielo, fruta picada con su tenedor desechable, helados en vaso de plástico y comida en platos igualmente desechables. A las 16 h ya había todo un equipo en la entrada para ir sacando la gran cantidad de basura generada. El Parque Bicentenario todavía no se encontraba a su máxima capacidad y la fila para poder ingresar rodeaba una cuarta parte del parque. Desconozco la cifra oficial de la cantidad de basura que se generó en los dos días del festival Tierra Beat.

Las bandas y los asistentes la pasaron muy bien con la selección musical y mucha gente disfrutó de las charlas, talleres y presentaciones de cine. Es normal que por ser la primera edición tuviera fallas y algunos inconvenientes, quizá en la próxima edición Tierra Beat se convierta en un referente de los festivales de México.

Share this post