Tierra Beat: el dios de la lluvia vs el dios de la música

Tierra Beat: el dios de la lluvia vs el dios de la música

Por: Ricardo Álvarez

Organizado por el Gobierno de la Ciudad de México, Tierra Beat tuvo por escenario el Parque Bicentenario; lugar ideal para celebrar un festival de dos días, totalmente gratuito. Con un pensamiento ecológico.

Los residuos del festival fueron tratados especialmente. Una de las propuestas consistió en utilizar recipientes portátiles para cargar las colillas de cigarro, y así evitar que los desechos quedaran abandonados en el pasto y que éstos después llegaran hasta las coladeras, afectaran el drenaje y terminaran llegando a ríos y mares, y peor, tardaran años en degradarse. Además de que se fometó el uso de vasos resistentes, reciclables e intercambiables.

En la música, Tierra Beat nos ofreció un cartel que no sabíamos que necesitábamos, pues además de que había música rock, electrónica y reggae, también habían muchísimos talleres y conferencias para fomentar la cultura ambiental en niños, niñas y jóvenes.

ccemxradio-tierrabeat-uno

Domingo en el Parque Bicentenario

El domingo, el escenario Rock fue el primero en tener actividad. Tiempo después Nación Ekeko encendió el escenario Electrónica donde el beat hacía vibrar todo el Parque Bicentenario. La tierra se movía a ritmo, parecía feliz. Y aunque ambos escenarios estaban lejísimos uno del otro, hicieron bailar a gente de edades variadas. A pesar de todo, había otras personas que preferían acostarse en el pasto y disfrutar de la música que entraba por sus oídos.

Parecía que todo iba perfecto, pero una tormenta eléctrica hizo que los shows en vivo se suspendieran por un instante, que para muchos fue una eternidad. Después de casi 20 minutos eternos, se volvieron a colocar los micrófonos en su lugar, se encendieron las consolas, las luces y los amplificadores. La gente comenzó a formarse de nuevo a pie de escenario para brincar con más fuerza, con más ánimo. Parecía que los rayos habían recargado la energía del público. Hay que mencionar, que muchos habían quedado eufóricos con la presentación inconclusa de San Pedro el Cortez, banda de Tijuana que abrió entre el público un slam constante bajo la lluvia. Quizá la danza acelerada y las guitarras potentes de Fukushima fueron los elementos encargados de provocar tanto coraje al dios de la lluvia, que observaba cómo las gotas constantes no generaban temor en la audiencia.

Fue una batalla extraordinaria, después de un ligero desentendido, donde no hubo ganadores o perdedores, en todo momento existió la armonía. A pesar de los inconvenientes con la lluvia y los fuertes truenos se logró saldo blanco en el festival de la tierra, gracias a la actitud responsable por parte del personal encargado de los escenarios.

ccemxradio-tierrabeat-dos

Ambientalismo

Se probó que es posible realizar actividades con acciones amigables al medio ambiente. Que a través de las charlas y la participación activa de especialistas se puede hacer llegar más lejos un mensaje de cuidado a nuestro planeta. Y también, es bueno saber que las bandas que nos gusta escuchar constantemente están, y se pronuncian, a favor de las acciones para preservar y buscar mejores condiciones para el lugar que habitamos.

Musicalmente destacamos la participación de las bandas El Shirota, Belafonte Sensacional y San Pedro el Cortez. Estas agrupaciones han causado que esta ciudad, y el país, esté teniendo un sonido propio y actual, y al mismo tiempo se estén gestando nuevas propuestas musicales interesantísimas. Por parte del evento, a pesar de que era dirigido principalmente al público infantil y juvenil, consideramos la falta de difusión en las actividades dirigidas a este sector de la población, a las charlas, talleres y participantes, faltó amalgamar las actividades que, entendible por la dimensión del Parque, existía una lejanía considerable entre cada una de ellas.

Deseamos que el siguiente año exista una edición nueva de Tierra Beat, y lo más importante, que se continúe generando una crítica ambiental. Al final, con la lluvia, las tormentas, el calor, el frío y la música, todos y todas, vivimos en este planeta Tierra, en el cual debemos pensar cada vez más para su cuidado. Fomentemos la preservación de la vida y los ecosistemas de nuestro mundo.

Share this post