CCEMx Radio

Diferentes rumbos

Current track

Title

Artist

Background

Somos juego: un documental de Exploradores de la Ciudad

Written by on 12 octubre, 2018

Juego mi ciudad busca hacer una reflexión y visibilizar la falta de inclusión de las y los niños en la toma de decisiones acerca del diseño de sus espacios para el esparcimiento. Proponemos el comienzo de la interacción de los niños con un proceso de diseño participativo de los espacios lúdicos, como un ejercicio de ciudadanía. Ser partícipes del diseño de estos espacios en la ciudad les brindará empoderamiento, libertad de opinión y el disfrute de espacios diseñados a su escala y que responden a sus necesidades.

La infancia representa en México el 33.6% de la población nacional (INEGI 2014), para el año 2030 el Banco Mundial estima que el 60% de la población mundial vivirá en un entorno urbano. Lo que refleja la importancia de integrar a la población infantil en la toma de decisiones de su ciudad.

La pertinencia del tema se sustenta en el ejercicio de los derechos plasmados en la Constitución de la Ciudad de México, en su artículo 11 inciso D (La actuación de las autoridades atenderá los principios del interés superior de las niñas, niños). La opinión de las y los niños debe ser tomada en cuenta, (Artículo 24 inciso 3 de la Constitución de la CDMX), finalmente serán ellos quienes planeen los espacios cuando nosotros seamos adultos mayores.

¿Por qué pensar los espacios lúdicos?

Al hablar de espacios lúdicos nos referimos a espacios que propicien el juego libre, en el que no se requieren instalaciones específicas para ello (columpios, resbaladillas, etcétera). Un espacio para el juego libre puede ser transformable por las y los niños, donde no está determinado el uso de los elementos que lo conforman, sino que brindan posibilidades de reinvención y descubrimiento.

El juego es fundamental para el desarrollo físico y cognitivo de los niños, así como para el desarrollo creativo. El juego e interacción con otras personas y niños es indispensable para su crecimiento emocional y social. Durante el juego se resuelven conflictos, lo que produce comprensión y respeto hacia el otro.

Si bien todos los niños, inclusive en las situaciones más adversas, logran jugar (Hart & Petrén, 2000), su participación en el diseño de espacios para el juego les brindará el reconocimiento como ciudadanos en el espacio público, dejando atrás las ideas sobre “lo que los niños necesitan para jugar” y puede ser detonador de la inclusión sobre el derecho de los niños a la ciudad en las políticas públicas.

Re pensar el lugar de los niños en la ciudad, su participación en decisiones compartidas sobre la planeación urbana no solo es posible, sino indispensable para pensar una ciudad más incluyente (Gülgönen, 2016).

Es importante que las y los niños sean tomados en cuenta en la construcción y transformación de las ciudades porque, junto con los adultos mayores, son los actores más vulnerables. Creemos en la creación de ciudades con el concepto 8-80, es decir, ciudades que sean seguras para todo el espectro de edades, desde 8 hasta 80 años, brindando seguridad a todas las personas así como equidad e inclusión. Como dijo el pedagogo italiano Francesco Tonucci, “Debemos ponernos a la altura de los niños para no dejar de ver a nadie”.

Buscamos ser un punto de partida para reconsiderar al juego y a los espacios lúdicos en la agenda pública, a través de procesos participativos necesarios no sólo para la infancia, sino para toda la ciudadanía.

A través de talleres con la comunidad infantil de San Pedro Atocpan Milpa Alta, El barrio de La Merced delegación Cuauhtémoc y en la Colonia Desarrollo Urbano Quetzalcóatl Delegación Iztapalapa se diseñaron y construyeron tres instalaciones lúdicas y efímeras, elegidas para abordar las diversas formas de vivir la ciudad.

A través de una metodología de diseño participativo que involucró a la comunidad infantil de cada zona y a un grupo de arquitectos, diseñadores industriales, y voluntarios. El proyecto >>Juego mi ciudad >> (financiado por el Programa PECDA 2017 de la Secretaría de Cultura) se dividió en tres etapas: El desarrollo de una metodología para diseñar con la comunidad infantil, la etapa de aplicación del diseño participativo y la etapa de ejecución de las intervenciones.

A la par del proceso de diseño participativo, se realizó el registro documental de todo el proyecto, lo que resultó en la creación del cortometraje documental titulado Somos juego, en el que abordamos la problemática que tiene la Ciudad de México ante la falta de espacios de juego de calidad. Es una crítica a la forma de hacer ciudad y el derecho a la ciudad de niñas y niños.

Para seguir las proyecciones pueden visitar la página http://exploradoresdelaciudad.org/somos-juego/