CCEMx Radio

Diferentes rumbos

Sonando ahora

Título

Artista

Background

La historia está entre la película y el espectador: Pere Portabella

Escrito por el 13 febrero, 2019

Por: Felipe Castillo

Para la historia hispanoamericana reciente, la Guerra Civil Española (1936-1939) es un parteaguas de gran impacto. Este acontecimiento provocó muchos de los exilios políticos de importantes figuras españolas que, a pesar del tiempo, siempre consideraron la posibilidad del retorno. Tal es el caso de Luis Buñuel, el director de cine que buscó refugio en territorio mexicano y que años más tarde retornaría al país que lo vio nacer.

A pesar de que buena parte del exilio esperó hasta la muerte del dictador Francisco Franco, Buñuel retornó a España prematuramente, gracias a una de las pasiones de su vida: el cine. El regreso a Madrid del director de Los Olvidados tiene relación con otra de las grandes figuras de la cinematografía española contemporánea; me refiero al director catalán de películas como Cuadecuc vampir (1971), Nocturno 29 (1968) o El silencio antes de Bach (2007). Y que, en 1960, durante un Festival de Cannes, logró que Buñuel regresara a Madrid.

De la exposición: "Pere Portabella. Cine, arte y polítca. En el sitio fundaciovilacasas.com

De la exposición: «Pere Portabella. Cine, arte y polítca. En el sitio fundaciovilacasas.com

Viridiana: una película prohibida

La propuesta de Portabella y Carlos Saura hacia Buñuel durante el Festival de Cannes de 1960, fue la de filmar una de las películas españolas más importantes y transgresoras de la época franquista: Viridiana (1961). El propio Portabella relata el acontecimiento:

“En 1960 durante el Festival de Cannes, al que concurrimos con Los Golfos, la primera película de Carlos Saura, prácticamente nos dimos de bruces con Luis Buñuel en el ascensor del hotel en el que nos hospedábamos. Fue un encuentro inolvidable. Luis Buñuel asistió a la proyección de Los Golfos y nos dio un abrazo que fue como una bendición. En la sala, la ovación fue tremenda. Propuse a Buñuel que viniera a Madrid, y así lo hizo durante ese verano. El regreso de Luis Buñuel se inscribe en unos años difíciles, de silencios vergonzosos, ausencias clamorosas, con la memoria rota o profundamente maltrecha”.

Fotograma de la película Viridiana (1961)

Fotograma de la película Viridiana (1961)

Al año siguiente habrían de rodar Viridiana, una cinta que implicó una afrenta directa a la dictadura de Franco. Esta película obtuvo, a pesar de la desaprobación del gobierno español y de la prohibición del Vaticano, la Palma de Oro en Cannes. La cinta plantea un triángulo amoroso entre Don Jaime (Fernando Rey), un viejo español retirado, y su sobrina Viridiana (Silvia Pinal), novicia en un convento que tiene un curioso parecido con la esposa de Don Jaime, lo que desatará un lio amoroso bien complejo.

“El Ministerio hizo desaparecer la película. Cualquier rastro del cartón, de rodaje, informe de censura, etc., toda la documentación quedó anulada. Viridiana había desaparecido. La paradoja es que nosotros, según ellos, no habíamos hecho la película, porque no existía. No la prohibieron, la borraron”.

El legado

Las aportaciones de Pere Portabella al séptimo arte atraviesan muchos campos. Su filmografía incluye propuestas que han sido analizadas bajo dos ópticas: la que las equipara con el surrealismo, y la que observa en la obra del catalán una propuesta política. En suma, podemos afirmar que ambas apreciaciones sobre el cine de Portabella son válidas, pues el montaje, la narración de sus películas, tienden a una puesta en escena poética y, en cierto sentido, opuestas a las formas tradicionales de contar una historia o hacer una película. Esta oposición a la norma estética es, de hecho, una postura, un acto político trasgresor y contestatario. Por eso, surrealismo y política, están presentes en la obra de Portabella.

Quizá este factor haya posibilitado el encuentro entre Buñuel y Portabella, pues ambos cineastas reflejan en sus obras una inclinación por la expresión surrealista y, además, por las demandas políticas y del cine comprometido. Basta recordar el caso de Un perro andaluz (1929), cinta de famosa resonancia surreal; y el de Las Hurdes, tierra sin pan (1933) película documental del mismo Buñuel que denuncia las condiciones inhumanas de vida de la población española del norte de Extremadura. En el mismo cineasta conviven dos universos aparentemente incompatibles: el de la sensibilidad casi mística y el de la denuncia de lo cruel.

Con Pere Portabella encontramos algo ciertamente parecido: conviven dos modos de hacer cine en un mismo director. En una cinta como Cuadecuc vampir (1971), observamos esa pericia y sensibilidad sublime para relatar el proceso de elaboración de El Conde Drácula (1970). Lo que implica una apuesta experimental por contar una historia. Algo similar ocurre en Puente de Varsovia (1990) el relato de la vida en el momento de la caída del muro de Berlín en 1989, una cinta a caballo entre el documental y la ficción. Así como en El silencio antes de Bach (2004) encontramos un ensayo fílmico a propósito de la música, de la figura del propio Bach y de la actividad creativa.

Dinamitar la fórmula aristotélica

Para Portabella, uno de los asuntos fundamentales en el cine es la vanguardia. Para él, la historia de una película no es lo que dice el argumento o lo que se logra con un montaje hecho al estilo Hollywood. El contenido político de una obra no se agota en su tema. El cineasta considera que las fórmulas que garantizan el consumo son las que vemos una y otra vez repetidas, hasta el cansancio, en el mercado del cine.

Estar ante un mercado que en realidad no ofrece opciones, es casi enfrentarse a una dictadura como lo fue la franquista. Durante ese periodo hubo “la necesidad inmediata de redefinir los roles de los sujetos y agentes del mundo de la producción artística”. Ahora, dice Portabella “se trata de replantear o dinamitar la fórmula aristotélica narrativa por antonomasia, válida, pero no la única”.

descarga (1)

Replantear nuevas formas de contar historias es una forma de oponerse a la dictadura del mercado del espectáculo. Asunto no menor en un contexto donde vemos violencia por todos lados. ¿Qué pasaría si todas esas historias que vivimos diariamente las contáramos de otra forma?

Retrospectiva

Una de las dificultades para accesar al cine de este gran director es la poca circulación de sus materiales y películas. Afortunadamente, este 2019, FICUNAM (Festival Internacional de Cine de la UNAM) ofrecerá una retrospectiva de Pere Portabella, mediante la cual, toda su obra cinematográfica podrá darse a conocer en nuestro país.

Banner-web-01

Sin duda, una de las obras cinematográficas más importantes para el archivo hispanoamericano de los años sesenta hacia la fecha. Portabella es ese director que está allí para defender el valor de la imaginación y la irreverencia, porque como él mismo diría, la historia está entra la película y el espectador.