CCEMx Radio

Diferentes rumbos

Sonando ahora

Título

Artista

Background

¿Cómo combatir la moda rápida?

Escrito por el 8 julio, 2020

El «fast fashion» contribuye al deterioro ambiental y a la explotación laboral. A continuación te sugerimos algunas acciones para combatir la moda rápida.
Vamos de compras y encontramos que hay increíbles ofertas, cuando vemos el costo de la ropa no podemos creerlo, ¿cómo es que una playera puede ser tan barata?
Lo triste detrás de esta historia es que probablemente para producir esa playera alguien tuvo que vender su trabajo a un precio injustamente bajo, tal vez en nuestro país o en algún otro país en desarrollo. Además, como el objetivo de muchas marcas es el consumo, más allá de la sostenibilidad, para producirla es probable que se hayan utilizado materiales y procedimientos que dañan el medio ambiente. ¿De verdad la ropa, al final de cuentas algo material, vale esto?

¿Qué tanto sé sobre el fast fashion?

La educación trae consciencia y ésta realmente puede cambiarnos y ayudarnos a cambiar nuestro entorno. Para poder lograr un cambio es muy importante que aprendas qué es el fast fashion y porqué representa un problema. Para hacerlo tienes una de las mejores herramientas de aprendizaje frente a ti: internet.

Si quieres aprender más sobre el tema, te recomendamos el documental de «The True Cost» que puedes ver aquí. En este podrás aprender cómo es que la industria de la ropa tiene muchas verdades incómodas y muy dolorosas que nos involucran a nosotros como consumidores.

Una chica con un velo morado está cosiendo en un taller con muchas máquinas de coser.
Más del 75% de los empleados en las fábricas de ropa son mujeres en países de Asia como Bangladesh y Camboya, donde trabajan por un salario promedio de 2 dólares al día, en jornadas de más de 8 horas. Debido a la presión económica, muchas de las fábricas se han establecido sobre edificios inestables lo que ha ocasionado muchos accidentes y cobrado la vida de miles de personas.

Asimismo, te recomendamos que aprendas sobre la «desechabilidad», que ha ocasionado esta forma de consumo rápido de la ropa. Mira qué dice GreenPeace aquí.

Montones de roa y basura se extienden sobre un río muy contaminado en Inidia, la gente a lo lejos está bañándose y lavando ropa.
La contaminación producto de las sustancias químicas de la fabricación de la ropa contamina cuerpos de agua importantes para algunas comunidades en los países que se fabrica esta ropa ocasionándoles problemas de salud. Asimismo, estos químicos siguen estando presentes en nuestras prendas.
El «monopolio» de las semillas genéticamente modificadas, pesticidas y fertilizantes de los cultivos de algodón, que son producto de la demanda textil, ha puesto en crisis a los cultivos, incrementando el número de suicidios de granjeros de algodón en los últimos años.

¿Qué tanto apoyo al fast fashion?

Una vez que hayas aprendido lo suficiente comienza por evaluar tus conocimientos (puedes tomar un test divertido aquí). Luego piensa en la forma en la que el conocimiento de esos hechos podría ser contradictorio con tus acciones cotidianas. Puedes hacerte las siguientes preguntas.

  • ¿Suelo comprar ropa para eventos especiales en vez de reutilizar prendas, porque me da pena «que me vean siempre con lo mismo»?
  • ¿Compro ropa impulsivamente cuando hay ofertas o cuando tengo ingresos extra, sin evaluar primero si realmente lo necesito?
  • ¿Cuando compro ropa me dejo llevar por la emoción de tener más sin importar que ya tenga algo muy similar en mi clóset?
  • ¿Compro ropa de segunda mano, dono y remiendo prendas?
  • ¿Investigo la ética y las condiciones laborales detrás de las marcas que compro y leo las etiquetas?
  • ¿Pienso en el origen e impacto medioambiental de los colorantes, tejidos y otros materiales de la ropa que compro?
  • ¿Conozco y uso toda la ropa que tengo?

¿Por dónde puedo comenzar?

Una vez que te hayas evaluado será más sencillo comenzar a actuar. Algunas sencillas acciones que puedes tomar son:

  1. Lee las etiquetas e investiga qué significan: Algunos materiales como el poliéster o el algodón son más dañinos para el ambiente que algunos polímeros sintéticos de cultivos renovables como la caña o el maíz. Si prefieres el algodón opta por algodón orgánico.
  2. Piensa dónde compras. Algunas marcas son más sostenibles que otras, cuando pienses en el precio de tu ropa, evalúa su calidad, su origen y sus consecuencias, en orden de entender su verdadero costo. Si puedes, apoya a las tiendas de segunda mano o a empresas sustentables o incluso (¿por qué no?) fabrica ropa por ti mismo(a).
  3. Extiende la vida útil de tu ropa. Sabemos que la ropa es como nuestra segunda piel y una forma de expresión, así que ¿porqué no en vez de seguir la moda optamos por prendas que se ajusten a nuestro estilo de forma permanente? Una vez que tenemos prendas que forman parte de nuestra vida, cuidemos su proceso de lavado y tratemos de remendarlas en vez de desecharlas.

En esta página puedes más información e ideas sencillas para combatir el fast fashion.

Compartir y crear comunidad

Una vez que hayas cambiado tus hábitos, podrás ser un gran ejemplo para otros y tu mensaje sonará más fuerte. No tienes que hacer viajes a Asia y salir en la televisión para perpetuar un cambio, puedes motivar y ayudar a otras personas a entender este problema a través las redes sociales e incluso puedes realizar un proyecto en tu comunidad para extender la vida útil de la ropa, al hacer una colecta de ropa o una campaña de concientización.

Recuerda que a pesar de complejidad de nuestra estructura económica, nosotros como consumidores tenemos un poder que no hay que subestimar. No perdamos la esperanza, el futuro está en nuestras manos.

Deja en los comentarios: ¿Qué opinas del fast fashion y qué crees que podemos hacer para contribuir a un cambio?

También te recomendamos: El verdadero racismo.

Etiquetado como: