Edificio
Breve historia del edificio

El inmueble que hoy ocupa el Centro Cultural de España queda ubicado a espaldas de la Catedral Metropolitana, en una manzana de notable importancia histórica que alberga, entre otras instituciones, el antiguo Colegio de Cristo y la Casa del Marqués del Apartado.

Las noticias más antiguas documentadas acerca del edifico datan del siglo XVIII, aunque su historia se remonta al siglo XVI. Desde entonces, y durante más de quinientos años, ha pertenecido a conquistadores, jurisprudentes, industriales y comerciantes de objetos religiosos.

En todo este tiempo el inmueble cambió, creció y se transformó, adquiriendo, tras su reconstrucción en el siglo XVIII, una de las mejores fachadas del barroco popular mexicano.

En estado de ruina, fue cedido por el Gobierno del Distrito Federal a la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) para ser objeto de una profunda rehabilitación que lo dotaría de una nueva funcionalidad.

Se ha conservado la traza original del edificio, su diseño decorativo barroco y los añadidos del XIX, elementos que han conformado, con el paso de los siglos, su imagen de casa señorial.

 

Criterios de intervención

Devolver al presente un testimonio del pasado sin que éste pierda su razón de ser no es tarea fácil. Por ello, para la recuperación y rehabilitación de un edificio histórico de semejantes características históricas, es necesario sumar fuerzas. En este caso, la Agencia Española de Cooperación Internacional y el CONACULTA, a través de la labor de los técnicos del Instituto Nacional de Antropología e Historia, hicieron posible esta quimera, cuyo objetivo sigue siendo favorecer e impulsar la imparable recuperación del Centro Histórico de Ciudad de México, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1987.

Siempre siguiendo las directrices marcadas por la comunidad científica internacional en materia de patrimonio cultural, la rehabilitación se abordó desde un punto de vista valiente, pero a la vez sensible, que aunara pasado y presente en todas las etapas de la construcción y otorgara al edificio una nueva vida acorde con su nuevo uso.

Fundamentalmente los esfuerzos se invirtieron en la recuperación de sus características estructurales, eliminando los elementos agregados, resaltando elementos arquitectónicos antes tapiados, recuperando niveles originales, y consolidando o restituyendo elementos desaparecidos o dañados.

Gracias a una impresionante labor de equipo, en tan solo nueve meses el Centro Cultural inauguraba su sede, equipada con las más modernas instalaciones y con una infraestructura de vanguardia que, poco a poco, ha ido creciendo para ofrecer un servicio cultural de calidad a todos sus visitantes. Para el periodo 2007-2010, está prevista una nueva ampliación del edificio.

 

Funcionalidad actual

Los espacios del Centro Cultural de España gozan de la funcionalidad, modernidad y atractivo de la nueva arquitectura del siglo XXI, pero desde el más profundo respeto por la arquitectura tradicional colonial que lo acoge.

Un cuidado diseño integral unifica la singularidad del Centro Cultural, desde su imagen gráfica hasta el mobiliario de sus dependencias. Espacios versátiles que incluyen desde los servicios más utilitarios: área de acogida, administración, restaurante o tienda; hasta los servicios culturales más especializados dotados con la última tecnología: salas de exposiciones, salas de talleres, puntos de consulta informática, etc.

La nueva ampliación dotará al Centro Cultural de un innovador espacio arquitectónico que contará con un auditorio, con capacidad para más de doscientas personas, una sala de exposiciones de gran formato, con más de 400 m², una nueva biblioteca – mediateca, especializada en Gestión Cultural, y nuevas áreas reservadas para la creación de proyectos in situ. Nuevos espacios que, en definitiva, posibilitarán la acogida de las propuestas más vanguardistas e innovadoras.

 



LineaHorizontal

LineaHorizontal